¿Es posible ser joven y franquiciado?

Cierto es que a todos nos asaltan las dudas muchas veces a lo largo de nuestra vida. Demasiadas, quizás. Pero ese porcentaje de inseguridad e indecisión se dispara en edades tempranas, justo cuando empezamos a tomar conciencia de que nos vamos haciendo mayores y nos toca enfrentar y asumir nuestras propias decisiones. Entre todas esas dudas, plantearse la opción de emprender a través de la fórmula de franquicia es una opción muy viable, ya que nos permite dar nuestros primeros pasos en el mundo de los negocios con altas probabilidades de éxito, de la mano de una marca conocida y plenamente asentada. Por tanto, sí: ser joven y franquiciado también es posible.

Venimos de unos años un tanto complicados. La crisis ha sacudido con fuerza los cimientos del estado del bienestar en los que se habían asentado las últimas dos décadas y nos ha hecho replantearnos demasiados aspectos. En el terreno laboral, la situación ha sido delicada y, aunque los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA) nos dicen que el número de parados se ha reducido en 253.900 personas entre julio y septiembre, no podemos pasar por alto que son datos estacionales, que atienden al incremento de las contrataciones para hacer frente al auge del turismo en la temporada de verano. En España sigue habiendo 4,32 millones de personas desempleadas.

Sí que es cierto que el tejido empresarial se está reactivando y parece que empieza a haber más movimiento en cuando a contrataciones, pero si algo hemos aprendido de las tempestades de esta crisis es que tenemos que mantenernos activos y en un proceso continuo de aprendizaje, para adaptarnos a cualquier oscilación del mercado.

Ese concepto de reciclaje y reinvención es una de las principales virtudes que poseen los jóvenes de hoy en día. Son, sin duda, los mejor formados académicamente y los más preparados, pero los comienzos nunca son fáciles y hacerse un hueco en el mundo empresarial es más complicado de lo que parece. Más aún con un mercado laboral tan estancado. Por otro lado, los jóvenes son el más claro ejemplo de que “la esperanza es lo último que se pierde”. Su ambición, sus ganas de comerse el mundo, de demostrar sus habilidades, de labrarse una carrera exitosa y de prosperar y ascender en lo laboral y en lo personal son las bases sobre las que se asienta ese espíritu emprendedor que tanto caracteriza a la mayoría.

Pero claro, montar un negocio desde cero, gestionarlo, introducir una marca en el mercado y todo sin experiencia previa, no es algo fácil. Por ello, el sistema de franquicia es una opción estupenda para dar los primeros pasos bajo el paraguas de una marca consolidada y de éxito probado. La central te transmite todo su Know How y te mantiene en formación constante, con lo que el fracaso se reduce a la mínima expresión.

Y a pesar de esa idea generalizada de que montar una franquicia implica una inversión elevada y poco accesible para la gente joven, lo cierto es que existe en la actualidad un gran número de franquicias que requieren desembolsos iniciales bajos y que, además, garantizan una rápida amortización de esa inversión.

Apuesta por 100 Montaditos

En Grupo Restalia apostamos por el talento con cada una de nuestras franquicias. Y la de 100 Montaditos es una historia de talento y de éxito. Fue José María Fernández Capitán quien montó esta cadena en el año 2000, tras embarcarse en el mundo de la restauración y la franquicia con apenas 19 años. En apenas 16 años, la enseña ha conseguido más de 400 restaurantes y presencia en 9 países: España, EEUU, México, Chile, Guatemala, Colombia, Costa Rica, Portugal e Italia.

Un éxito que viene avalado por su concepto innovador en el mundo de la restauración española: acerca la gastronomía y el ocio a todos los públicos, sea cual sea su poder adquisitivo, con especial atención al ambiente, el diseño y la calidad.

En 100 Montaditos, nuestros franquiciados son uno de nuestros principales activos. De ahí que todas nuestras acciones estén enfocadas a mantener y mejorar su rentabilidad y la solidez de sus negocios. Es, por tanto, una opción más que apetecible para el perfil de joven emprendedor. Y es que 100 Montaditos no solo requiere de una inversión baja, con un canon de entrada de 36.000€ y un royalty del 7%, sino que además es un modelo de negocio más que rentable, que garantiza un retorno rápido de la inversión y un alto nivel de beneficios.

Déjanos un comentario